Reminiscencias

Recordar es volver a vivir…dicen por alli. Claro, muchas personas viven solo del recuerdo, otras, sin embargo intentan no recordar. Los recuerdos suelen ser, o agradables o  desagradables. Nuestra memoria esta saturada de ambos. Cuando San Pablo nos motiva a pensar en todo lo bueno nos quiere decir que debemos filtrar aun nuestros recuerdos. Si estos exaltan la obra de Jesucristo en nuestras vidas, si elevan nuestra moral, si vienen a la memoria recuerdos del sendero por donde El nos hizo andar para atraernos a Su Luz Admirable, enhorabuena. Pero si lo que traemos a memoria es aquello que nos deprime, angustia o nos re-carga con culpabilidad, Para que evocarlo?

Existe cierto paralelo entro nosotros como conductores de un vehiculo y nuestra vida. Para maniobrar correctamente debemos llevar nuestra vista enfocada en el camino que transitamos. Seriamos malos conductores si no consultamos con frecuencia el retrovisor el cual nos permite ver lo que queda o lo que viene por detras. Seriamos pesimos conductores si fijamos nuestra vista en el retrovisor y esporadicamente vemos al frente.

Pablo nos exhorta a “Olvidar ciertamente lo que queda atras”,  a mantener nuestra vista en la meta, extendiendonos a lo que esta por delante. Tambien nos dice  “No olvideis”.  Equilibrio, mi amigo, equilibrio.

Cuando recuerdo mis primeros anos de servicio al Senor me cuesta creer que lo que viene a mi memoria haya sido cierto. Me cuesta imaginarme a mi mismo a la edad de 14 practicando  el ministerio de Liberacion a personas que me triplicaban la edad y la experiencia cristiana. Me parece ficcion que a los 19 estuviera pastoreando una nueva iglesia en la zona 5 de mi pais en la cual el liderazgo que tenia me duplicaba le edad. O que anduviera viajando por norte y centroamerica llevando una guitarra electrica, una amplificador, una biblia y mi vieja maleta, cantando en iglesias provinciales, urbanas, radio, tv. y motivando a la juventud a reconocer a Jesus como su Salvador.

Son tantas las experiencias que no es posible recordarlas, mucho menos escribirlas, pero si considero importante reconocer que en cada tramo del camino el Senor Jeuscristo estuvo a mi lado y nunca faltaron las buenas personas que hicieron mi trayecto mas llevadero, personas como Manuel Uribio, quien descansa en los brazos del Senor, su esposa Martita, Norman Parish Jr y su esposa Betty quien tambien se adelanto, Talmagde Bryan quien sin saberlo fue de inspiracion para mi, Abraham Castillo Zan y Gilberto Flores Campos, en un tiempo companeros de dormitorio en el internado; Jorge D. Leyton y Jorge H. Lopez con quienes comparti infancia, adolescencia y toneladas de musica, musica y mas musica en el trio “Los Hijos del Reino”, Mario Roberto Ambrosio, serio y noble amigo. Muchos mas  desfilan por mi mente, como miembros de distintas iglesias que pastoree en la zona 5 de la ciudad de Guatemala, Amatitlan, Oaxaca Mexico, El Calvario Central donde fui ordenado  reverendo, Fraternidad Cristiana de Guatemala (donde fui muchos anos co-pastor); y estudiantes a quienes ensene en el Instituto Biblico y que ahora son pastores en distintos paises, gente que me mantuvo en sus oraciones y mil rostros mas por quienes bendigo a Dios  el haberlos puesto en mi camino.

No suelo recordar esto con frecuencia, ni mucho menos contarlo. Me parece exagerado y me da la impresion que mas de alguno me mirara y dira que estoy inventando, especialmente en una epoca cuando muchas personas se fabrican historias de gran trascendencia para sentirse importantes.

La gloria sea para Aquel que me llamo de mis tienieblas a Su Luz Admirable.

Fernando Garrido     Maryland, 09/06/2007