He Aprendido.

Imagen

Cuando digo, que he aprendido pretendo sencillamente decir lo que podría compararse con nuestros días de escuela, cuando el maestro, la autoridad didáctica en clase enseñaba usando su mejor método, y aun así no todos aprendíamos. De allí que ser ensenado y aprender difieren en muchas cosas. Especialmente en tiempo y madurez. Después de meditación y análisis llegamos a absorber lo que un día oímos decir al profesor.

La vida es excelente maestra. Hay otros maestros por el camino que nos enseñan pero no siempre estamos en disposición o en capacidad de aprender. El libro de los Proverbios nos anima a “estar atentos”… a la enseñanza; exactamente porque cualquier vientecillo nos distrae del aprendizaje.

Hice una lista de verdades y conceptos que yo he aprendido. Otros los aprendieron mucho antes y otros aun los ignoran. No soy mas sabio por haberlos aprendido. Quizá me llego el momento. Eso si, la lista es larga y nada original. Quizá alguien diría, Como es posible que no lo haya aprendido antes, pero así es la vida. Se aprende cuando quieres aprender y estas en capacidad de asimilar lo que se te enseña.

Veamos pues, que he aprendido:

Decir No!. (Tarea difícil cuando quieres ganar aceptación de otros).

Ser paciente con quienes aun no saben lo que ya aprendí. (Porque cuando sabemos, nos llegamos a constituir en autoridades en la materia y usamos el conocimiento para brillar nosotros y opacar a  los demás).

Mientras mas leo, mas ignoro. (Aunque al leer aprendo, es mas lo que tendría que leer y aprender que lo que he aprendido).

No puedo cambiar a nadie. (Critique, amenace, manipule, me enoje, etc., no puedo cambiar a nadie. Solo puedo inducirlo a afianzarse a favor de lo que quiero cambiar de el.)

No tengo nada de que jactarme. Todo me ha sido dado de gracia. Solo puedo gloriarme en Jesucristo por medio de quien, soy y tengo lo que he recibido.

No puedo complacer a Dios. (Hasta la fecha ninguno ha podido) a excepción de Jesucristo quien vivió una vida perfecta y quien en su gracia me reviste de ella para poder agradar al Padre.

Criticando a otros revelo de mi mismo mis carencias morales y espirituales y que es lo que me causa culpabilidad.

La verdad absoluta es Dios, su Palabra, El Evangelio. Fuera de ello, todo es relativo.

Es facilísimo engañarse a si mismo. (O pretenderlo, justificando pensamientos, actitudes y acciones).

Cuando miro hacia la cruz donde murió mi Salvador, se me bajan los humos. (Adiós orgullo, jactancia y vanagloria).

Lo fácil no dura ni se aprecia. (Solo cuando entendemos el costo del perdón de nuestros pecados, somos capaces de apreciar la obra de Jesús en la cruz. El perdón es gratuito para nosotros, pero El dio su vida y afecto la relación con su Padre para pagarlo).

Solo con la edad se puede tener un visión microscópica de la vida. Mientras mas joven, mas macroscópica es la percepción.

Que mientras duermo estoy en la misma situación del muerto. No quiero dormir mucho pues luego tendré suficiente tiempo para estar muerto sin darme cuenta de lo que sucede a mi alrededor.

Podría seguir, pero seguro que yo mismo me aburriría de tanta sabiduría vertida en un pequeño escrito….. Esto es una broma. No es así. Por si acaso tuviste compasión y has leído hasta acá, no quiero llenarte de tedio. Gracias por dedicarme unos minutos.