Que dificil ser papa!

Imagen

No creo que haya valiente alguno que sabiendo a plenitud lo difícil, complicado y azaroso que resulta ser papa, se quiera meter a ese “camisón de once varas”.
Maravillosamente el amor ciega nuestra razón y cubre nuestros ojos con una fantasiosa certeza que “todo saldrá bien”. y que lo planeado, saldrá acorde al plan. Sin esa sensacion no llegaríamos al altar y mucho menos a la maternidad.
Bendito amor que nos arrastra desde la villa del romanticismo hacia la senda de la realidad pasito a pasito..Cuando caemos en cuenta, estamos en un situación donde lo que queda es hechar pa’lante, como dicen los cubanitos.
Nadie nos ensena a ser padres. Lo aprendemos por mutación. Imitamos a nuestros padres quienes a la vez imitaron a los suyos. Copiamos errores y aciertos pero por generaciones carecemos de una escuela técnica que nos diga a que nos estamos metiendo y ya metidos en el asunto, como hacerlo bien.
Por generaciones la humanidad ha menospreciado el concejo sabio, indiscutible y eterno del Padre perfecto, nuestro Padre Dios. El dejo su Palabra como manual de paternidad desde hace mucho tiempo. Poco lo leemos, poco lo estudiamos, y sin ello, nada aplicamos. Nos resulta mas fácil leer las conclusiones de algún psicólogo ateo o de un consejero materialista para tener algún concepto actualizado de crianza de hijos; o en el mejor de los casos, leemos libros cristianos nos dan pautas para lograr esos objetivos de una manera tan plástica que nos frustramos al no ver resultados.
Todo empieza en el corazón nuestro. Un corazón sin una evidencia de ser tocado e informado por el Evangelio nada puede hacerse para criar hijos “para la eternidad”…. Puede formar hijos para triunfar en lo temporal pero 0 en lo que sencillamente vale, Lo eterno.
Las distintas etapas de la crianza de los hijos demandan mucho empeño y dedicación. Solos, es un desastre. Con la iluminacion de la Palabra y la fuerza del Espíritu esa difícil, complicada y azarosa resulta factible