Lo que quedo de un Colocho!

Cuando era chiquillo, (Increible pero lo fui) tenia el pelo crespo. En mi pais decimos colocho, en otros ondulado. Mi mama se sentia orgullosa de aquellos bucles oscuros que adornaban mi carita infantil e inocente. Mi papa que suele tener aun el pelo lacio, (no herede ni lo lacio ni el conservar el pelo) me peinaba los domingos especialmente para ir a la iglesia y lo hacia en la misma forma en que peinaba a mi hermano Mecky de igual pelo al de papa y, calamidad, por mi cabellera no se escurria el peine como con mi hermano y eso desesperaba al viejo quien jaloneaba mi pelo no solo provocandome dolor sino la humillacion de quedar con la cabeza abultadao y fea. Huia de peinarme porque en esa epoca los colochos no estabamos de moda ni eramos muchos y no habia elementos para hacer un bonito medio afro o afro y medio.

Por otro lado, en el barrio donde creci junto a otros 18 o 20 ninos de mas o menos la misma edad, era como una lunar. El unico colocho entre tanto pelo lacio y eso provocaba a estos diablillos a hacer mofas y chistes a costillas de mi cabeza. Me llamaban “mosote”, “viruta”, “colocho rompe almohadas”, “shara” y todo aquello que denigrara mi carateristica cabellera. De todos los sobrenombres el que prevalecio fue “Colocho” (que a mi criterio era el mas decente) la mayoria de amiguitos no supieron cual era mi nombre y hasta el dia de hoy me llaman “Colocho”!

A ese agravio personal se sumaba otro aun mas grave. Eramos los unicos cristianos evangelicos del barrio y eso duplicaba las burlas y humillaciones. A mis anteriores apodos se sumaban: Biblia, Aleluya, Gloria a Dios, Jehova, hereje, come santos…. y otros mas que no recuerdo. Ahora entiendo que cuando me perseguian y me escarnecian por ello, yo era  bienaventurado. En ese tiempo no era capaz de entenderlo. Pero cuando se trataba de dar una leccion, los papas decian a sus traviesos hijos, debieras ser como el Colocho. El no dice malas palabras, es obediente y bueno con sus papas. Contraste tan grande. Los papas mismos no querian a los cristianos pero si admiraban su conducta. Cuando ibamos a la iglesia los domingos con mi hermano, soliamos esconder las biblias debajo del brazo para no provocar las doble burlas: – Alla va el “rompe almohadas aleluya” a santificarse a la iglesia!..jajajajaja.

risa2

Nunca se me cruso por la mente la idea de renegar cuando se burlaban de mi por causa de Jesus, pero si  renegue abundantemente por causa de mi pelo. Yo hubiera querido tenerlo como Roger Moore o Elvis Presley para dejarme caer un buen mechon sobre la frente, pero nada, mi cabello era como fino halambre y no tenia caida.

Cuando empese a trabajar. Lo cual hice siendo aun muy chico, uno de mis anhelos  fue comprarme una secadora de cabello para alisarmelo, y asi fue. Me lo humedecia, me lo secaba y claro, los afroamericanos saben como queda. Liso pero sin caida. Y asi pase mi adolescencia y parte de mi vida. Renegando de mis colochos y envidiando a los lacios.

Un dia, reflexionando, decidi aceptar mi pelo tal como Dios  lo habia sembrado en mi cuero cabelludo. Empese a ver que se veia bien en otros y hasta los hacia mas atractivos. Vamos entonces, me dije. Me acepto al fin de cuentas, tal como vine al mundo. Y Zas!….sorpresa, al poco tiempo el pelo decidio ya no acompanarme. Le habia menospreciado durante toda una vida y uno a uno empezaron a soltarse de la raiz y a saltar suicidosamente al suelo especialmente a la hora del bano o del peinado.

Moraleja?…..ahora me parece ridiculo pensar cuanto luche contra la corriente. Cuantas horas de mi tiempo perdi tratando de ser lo que no era. Cuanta energia desperdicie renegando de lo mio y admirando lo ajeno. Cuanto dinero en peines y articulos para alisado?, pero lo peor, Cuanto tiempo pase siendo un mal agradecido con Aquel que me dio todo aquello que quizo darme sin yo merecerlo? El sabia lo mejor y en su sabiduria sabia que mi personalidad quedaria completa dandome colochos y mas colochos.

Y tu que?, contra que peleas?, tu nariz muy larga o muy corta?, reniegas de ser muy alto o por tu corta estatura?, Por muy blanco o muy negro? Muy flaco o muy llenito?, Muy poco por aqui y mucho por alla?…Todo lo que somos es  don de Dios, ahora lo entiendo, pero como dicen mis amigos actuales, Fernando no tienen UN PELO de tonto!…en realidad no tengo un pelo y quienes hoy me conocen no pueden creer que un dia mi cabello era tan espeso como la selva amazonica. Tambien ignoran que fui un desagradecido porque pase gran parte de mi vida sin agradecer al Senor por todo aquello que en su amor y sabiduria me dio sin haber hecho meritos para tenerlo.

Fernando Garrido

Me siento muy mal…..!

Cuando me siento mal, ME SIENTO MAL. Con frecuencia nos sentimos mal por enfermedades o diferentes razones. Sentirnos mal nos hace hermanos en la desagradable sensacion de Sentirnos mal.

sick2

  Cuando yo me siento mal muchas cosas me disgustan. Los holores, por ejemplo, en otros momentos, tan disfrutados me causan rechazo. Aromas regularmente atractivos me ofenden. Comidas exquisitas no tienen ningun sabor. La musica que tanto me deleita no me agrada. El habitual y grato ruido que hace la familia en la diaria rutina me resultan insoportables. No quiero demasiada luz pues estoy hipersensible, la cama es necesaria y a la vez tan incomoda, el celular no debe sonar porque no tengo nada que decir ni nada que responder, la computadora esta alli insinuosamente llamativa pero hoy es un martirio, por favor no me hablen, no me pidan, no me estorben, no, no, no. Entiendan que yo me siento mal!

 Existe una gran diferencia cuando Yo soy el enfermo y no alguien mas. Cuando Yo estoy enfermo es porque de verdad Yo me siento mal. Cuando otra persona esta enferma no es nada parecido ni mucho menos igual a lo que a mi me pasa.

 Cuando alguien que no soy yo enferma, para empesar, no es tan malo lo que siente. Como le pueden ofender los holores?; No quiere comer?…seguro se esta haciendo el dificil para que le rueguen y preparen algun antojito, Le disgusta la musica?…Como asi?….si la musica es remedio para el alma. No soporta el ruido y la algarabia que hacemos?, pues debiera comprender que estamos muy sanos y felices, ademas, le afecta la luz?…no puede ser, la luz es pureza, claridad y salud. Que no siente confort en la cama?, Que daria yo por estar en ella unas horas mas por la manana. No quiere ni que suene el telefono?, es seguro que una persona caritativa este llamando o talvez es un dulce remainder de la cuenta que esta atrasada. La computadora?, hay millones de datos, informacion, noticias, e-mails esperando con anhelo ser leidos y tu alli indiferente. Contesta amigo, participa en la conversacion, riete de mis ocurrencias, ayudame y no te hagas el enfermo porque a decir verdad lo tuyo no es nada.

 No es lo mismo entrevistar que ser entrevistado. Es diferente ser el medico a ser el paciente. Que gran abismo entre cobrador y deudor.

 Por razones muy fuertes existe en la Palabra de Dios una llamado a considerar a los demas. Oi de alguien decir que misericordia significa meterse en la piel del otro. (No es un termino teologico, por supuesto) Hacer esto se nos dificulta porque hemos sido entrenados seriamente en la practica del EGOCENTRISMO, lo cual significa que yo y solo YO=EGO soy el CENTRO, (EGO-CENTRO) y todo y los demas deben girar a mi alrededor.

ego

 En el Evangelio encontramos la cura perfecta para este mal cronico. Curarnos de ello significaria vivir una vida mas agradable a Dios y por el otro lado seriamos mucho mas amados, admirados y ejemplares.

 Porque personas como la madre Teresa son objeto de admiracion y emulacion?, sencillamente porque renunciaron a estar en el control del centro de sus vidas y dejaron que alguien mas guiara el volante.

Yo vivo ese dilema a diario. Anhelo aniquilar mi egocentrismo. Por algunos momentos cedo el volante al Espiritu de Dios; la mayoria del tiempo soy yo quien maneja.

 Y tu?

Fernando Garrido

dsc000107

Lo que quedo de un Colocho!

Cuando era chiquillo, (Increible pero lo fui) tenia el pelo crespo. En mi pais decimos colocho, en otros ondulado. Mi mama se sentia orgullosa de aquellos bucles oscuros que adornaban mi carita infantil e inocente. Mi papa que suele tener aun el pelo lacio, (no herede ni lo lacio ni el conservar el pelo) me peinaba los domingos especialmente para ir a la iglesia y lo hacia en la misma forma en que peinaba a mi hermano Mecky de igual pelo al de papa y, calamidad, por mi cabellera no se escurria el peine como con mi hermano y eso desesperaba al viejo quien jaloneaba mi pelo no solo provocandome dolor sino la humillacion de quedar con la cabeza abultadao y fea. Huia de peinarme porque en esa epoca los colochos no estabamos de moda ni eramos muchos y no habia elementos para hacer un bonito medio afro o afro y medio.

 

 

Por otro lado, en el barrio donde creci junto a otros 18 o 20 ninos de mas o menos la misma edad, era como una lunar. El unico colocho entre tanto pelo lacio y eso provocaba a estos diablillos a hacer mofas y chistes a costillas de mi cabeza. Me llamaban “mosote”, “viruta”, “colocho rompe almohadas”, “shara” y todo aquello que denigrara mi carateristica cabellera. De todos los sobrenombres el que prevalecio fue “Colocho” (que a mi criterio era el mas decente) la mayoria de amiguitos no supieron cual era mi nombre y hasta el dia de hoy me llaman “Colocho”!

 

A ese agravio personal se sumaba otro aun mas grave. Eramos los unicos cristianos evangelicos del barrio y eso duplicaba las burlas y humillaciones. A mis anteriores apodos se sumaban: Biblia, Aleluya, Gloria a Dios, Jehova, hereje, come santos…. y otros mas que no recuerdo. Ahora entiendo que cuando me perseguian y me escarnecian por ello, yo era  bienaventurado. En ese tiempo no era capaz de entenderlo. Pero cuando se trataba de dar una leccion, los papas decian a sus traviesos hijos, debieras ser como el Colocho. El no dice malas palabras, es obediente y bueno con sus papas. Contraste tan grande. Los papas mismos no querian a los cristianos pero si admiraban su conducta. Cuando ibamos a la iglesia los domingos con mi hermano, soliamos esconder las biblias debajo del brazo para no provocar las doble burlas: – Alla va el “rompe almohadas aleluya” a santificarse a la iglesia!..jajajajaja.

risa2

Nunca se me cruso por la mente la idea de renegar cuando se burlaban de mi por causa de Jesus, pero si  renegue abundantemente por causa de mi pelo. Yo hubiera querido tenerlo como Roger Moore o Elvis Presley para dejarme caer un buen mechon sobre la frente, pero nada, mi cabello era como fino halambre y no tenia caida.

Cuando empese a trabajar. Lo cual hice siendo aun muy chico, uno de mis anhelos  fue comprarme una secadora de cabello para alisarmelo, y asi fue. Me lo humedecia, me lo secaba y claro, los afroamericanos saben como queda. Liso pero sin caida. Y asi pase mi adolescencia y parte de mi vida. Renegando de mis colochos y envidiando a los lacios.

Un dia, reflexionando, decidi aceptar mi pelo tal como Dios  lo habia sembrado en mi cuero cabelludo. Empese a ver que se veia bien en otros y hasta los hacia mas atractivos. Vamos entonces, me dije. Me acepto al fin de cuentas, tal como vine al mundo. Y Zas!….sorpresa, al poco tiempo el pelo decidio ya no acompanarme. Le habia menospreciado durante toda una vida y uno a uno empezaron a soltarse de la raiz y a saltar suicidosamente al suelo especialmente a la hora del bano o del peinado.

Moraleja?…..ahora me parece ridiculo pensar cuanto luche contra la corriente. Cuantas horas de mi tiempo perdi tratando de ser lo que no era. Cuanta energia desperdicie renegando de lo mio y admirando lo ajeno. Cuanto dinero en peines y articulos para alisado?, pero lo peor, Cuanto tiempo pase siendo un mal agradecido con Aquel que me dio todo aquello que quizo darme sin yo merecerlo? El sabia lo mejor y en su sabiduria sabia que mi personalidad quedaria completa dandome colochos y mas colochos.

Y tu que?, contra que peleas?, tu nariz muy larga o muy corta?, reniegas de ser muy alto o por tu corta estatura?, Por muy blanco o muy negro? Muy flaco o muy llenito?, Muy poco por aqui y mucho por alla?…Todo lo que somos es  don de Dios, ahora lo entiendo, pero como dicen mis amigos actuales, Fernando no tienen UN PELO de tonto!…en realidad no tengo un pelo y quienes hoy me conocen no pueden creer que un dia mi cabello era tan espeso como la selva amazonica. Tambien ignoran que fui un desagradecido porque pase gran parte de mi vida sin agradecer al Senor por todo aquello que en su amor y sabiduria me dio sin haber hecho meritos para tenerlo.

Fernando Garrido